Nueve retratos de cartón

FMSR  nº de catálogo 3529

Nueve retratos de cartón 1

Todo el entorno de la Fundación Manuel Sánchez del Río se ocupó de la captura de Sánchez del Río, el Ordenador y el Polígrafo. El modo de abordar la captura define, en cada caso, el modo de concebirlo. La propia Fundación tiene este propósito. Como la mayoría de las obras que conserva la Fundación, Nueve retratos de cartón también se atribuye a Fermín Crespo Lama, estudioso al que los con-tertulios de la Tertulia de Coria del Río llamaban “el Manazas”. Aunque tiene una explicación. Cuando el escepticismo de Crespo Lama le llevaba a encogerse de hombros, a no pronunciarse sobre el asunto que se estuviera tratando, extendía las manos haciendo un gesto característico con el que reclamaba “hechos”. Como lo único que la Comunidad científica tenía del Ordenador eran documentos, y los hechos del Polígrafo eran interpretaciones cuya veracidad dependía del arte de los interpretes, en los impasses en los que se agotaban las palabras, Crespo Lama encontraba la ocasión de intervenir proponiendo “hechuras”. Con este dispositivo Crespo Lama podía traducir y realizar el documento que se estuviera tratando. Cierto que la materialización del documento borraba de todas las memorias lo atribuido al objeto con anterioridad, ya fuera de viva voz o por escrito. (Entendemos que el borrado afectaba a lo pensado, aunque este extremo es difícil de probar). Sí sabemos que el borrado afectaba al objeto independientemente del grado de elaboración o complejidad que tuviera el documento, de modo que cada hechura de Sánchez del Río devolvía el documento a su más primitivo estado. Este estado, según las escuelas, se llama hermético, místico, falso, irracional, absurdo etc., etc., aunque basta con entenderlo como inasible. Así, la intervención del escéptico Crespo Lama siempre coincidía con la llegada de los investigadores a un punto ciego o muerto, momento en el que la Tertulia se dispersaba y Crespo Lama encontraba, en solitario, el tiempo de materializar la obra.

> Seguir leyendo

 

La Ida de Manuel Sánchez del Río en Nueve Libros

«La Ida de Manuel Sánchez del Río en Nueve Libros» es el título de una novela que comencé a escribir en torno al año 2000. El nombre Manuel Sánchez del Río lo usé por primera vez en el año 1990 para firmar el texto que servía de presentación a una serie de pinturas que expuse en Algeciras. La exposición consistía en una treintena de carteles que seguían rigurosamente las bases del concurso que cada año convocaba el Ayuntamiento de Algeciras para anunciar la llamada Feria Real. La exposición simulaba el concurso, y cada cartel estaba firmado con un nombre distinto. Se trataba de recrear la variedad de estilos con los que se podía abordar un mismo tema. El resultado invalidaba la pretensión de variedad, al tiempo que cuestionaba el uso crítico, en boga por entonces, del binomio forma y fondo. Al mismo tiempo, servía para comentar políticamente la objetividad de los concursos y la ecuanimidad de los veredictos. El Ayuntamiento garantizaba que cada artista podía concursar con su propio estilo sin restricción alguna, siempre que el cartel se adaptara a las bases de la convocatoria.

> Seguir leyendo

 

Eleven Skewers / Once anzuelos

Número de catálogo: F.MSR. 3529-3539

anzuelos_3538Esta obra empieza por la traducción del título que expresa el cambio de forma que exige el cambio de función en la lógica de Andrés Kubusch Codali, conocido como el Informático. Para Kubusch el error no pasa de ser una equivocación; para Manuel Sánchez del Río, el Ordenador y el Polígrafo, es otra ocasión de darse al error que le brinda el propio Informático sin saberlo. En el campo de Sánchez del Río, el error se formula como la “cogorza”, término técnico que el no iniciado puede leer como la ebriedad. En la secuela literaria a la que pertenece la Ida de Manuel Sánchez del Río en Nueve Libros, el concepto “cogorza” es recurrente, por ejemplo el implícito en anger makes a man dry 1, que Kubusch encuentra un momento antes de abordar una vez más la captura del Polígrafo.

> Seguir leyendo

 

YOU INLY LOVE ONCE

YOU INLY LOVE ONCELa Crapumenta no fue alternativa a la Documenta 14, un evento viciado desde el principio, sino la disolución de la propia Documenta 14 de Atenas, Grecia, en el Viaje a Grecia de este artista. Es importante señalar que el Viaje coincidió con la Crapumenta por fortuna. El propósito que me había fijado, en cambio, de seguir a Pausanias, fue abandonado. Y las obras, en su mayoría monumentos, se dieron por momentos, en lugares concretos (pero imprevistos) y no conocidos de antemano.

Las obras de esta serie, que llamaré genéricamente Crapumenta, nacen de mi desafección a las Instituciones en general. Si incordian a la Tiranía, esto se debe al marco espacial y temporal en el que se producen, Grecia, año 2017, no a un plan estético. Así que el espectador podrá apreciar en las obras distintos grados de incordio. Desde el imperceptible hasta demostraciones evidentes de odio a la Tiranía que gobierna Grecia desde dentro y fuera de sus fronteras.

El azar quiso que You inly love once (la primera obra de esta serie que va a publicarse), se encontrara con Macedonio Fernández. El encuentro no tiene justificación. Pero la obra se realizó cuando la  psique sin cuerpo (el ojo de carne que tiene la psique) la encontró en la «inespacialidad de lo sólo psíquico». En esta «inespacialidad», errando el sentido, leí en la cubierta del cuaderno tirado en el suelo: YOU ONLY LIVE ONCE, para entender YOU ONLY LOVE ONCE y reescribir más tarde YOU INLY LOVE ONCE.

>> Seguir leyendo

 

Virginia Woolf. Dibujos I y II

Virginia Woolf. DibujosLa voz de Virginia Woolf irrumpe inesperadamente en la noche cerrada de la Vera del Higueral. Una actriz lee la carta que le dejó a Leonard Woolf la mañana de su suicidio. Escribí entonces unos versos inspirados en lo que acababa de oír. No volví sobre estos versos hasta que comencé la serie de retratos. Entonces busqué la carta en Internet y me sorprendió que los versos no se parecían a lo que yo había oido. Solo se repite la palabra enfermedad (desease). Junto a los versos dibujé un perfil de Virginia. Había pensado en una especie de Jano, mitad Virginia mitad yo, en un “Virginia soy yo” al modo de Flaubert : “Madame Bovary soy yo”. Pretendía identificarme con Virginia, plantarle cara a la enfermedad y, de paso, a mi propia tristeza. El resultado no fue muy satisfactorio, aunque solo fuera un boceto. De un modo incipiente los bocetos anticipan los aciertos y las deficiencias que las obras generalmente arrastran hasta el final. Hasta ahora, la imagen que tenía de Virginia era la pre-rafaelista, aquella en la que, aún muy joven, aparece de perfil. Esta imagen me atraía poderosamente por su clasicismo, aunque nunca me haya interesado el Pre-rafaelismo. (Sin embargo dice mucho de la formación de Virginia Woolf y demuestra una vez más que los artistas y las estéticas están profundamente imbricados en sus épocas). Cuando Antonio Bellotti, hace muchos años, me señaló que en el resto de los retratos desaparecía ese equilibrio, y que las verdaderas facciones de Virginia tendían más bien al desequilibrio de las partes, lo entendí pero no volví a pensar en esto.

>> Seguir leyendo

 

Tao Te ChingEsta serie de dibujos ilustra los 54 capítulos de la nueva traducción al castellano del Tao Te Ching. El traductor, José Ramón Álvarez, uno de los mayores expertos mundiales en Taoísmo, ha partido en esta ocasión de la versión moderna del filólogo Yen Lingfong (1904-1999).

más información
Agencias 24-1-17
greenFingers06La empresa británica NSFC (Compañía de alimentos sin suelo) ha desarrollado una planta nueva, apta para el consumo humano en Almería, la provincia española pionera en la producción avanzada de alimentos

más información
Náyade ValdelarcoCon el descubrimiento en el año 2012 de una náyade en la Puebla de Pedraza, Segovia, anunciamos que a este descubrimiento le seguirían otros. Pues bien, la primavera pasada pudimos fijar la segunda náyade en Valdelarco, Huelva. Valdelarco ocupa un lugar privilegiado en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. En las inmediaciones de Valdelarco está ValdelArte, centro de arte y naturaleza.

más información
Al que no teme los hechos, no le asustan las palabras.
Sófocles. Edipo Rey.

Como el deseo de violencia no se representa solo, ACCIÓN VERBAL, ACCIÓN VIOLENTA (AVAV) recoge los enunciados que caen en sus manos más o menos al azar, los secuestra y los libera re-escritos. Los vuelve a publicar alterados y anónimos, más fieles a su verdad, a ese deseo de violencia que late tan vivo entre nosotros los poderosos.


más información